En la búsqueda del crédito hipotecario, vemos que las instituciones financieras suelen promocionar sus productos dándole mayor peso a la tasa de interés. “La tasa más baja del mercado” suelen decir. La verdad es que no necesariamente una tasa menor significa un menor costo para ti en el largo plazo.

No todas las tasas de interés que se ofrecen en el mercado se comportan de la misma manera, y es que dependiendo de como evolucionen a lo largo del crédito serán el monto total que pagarás por este concepto. Incluso, podría convenirte más una tasa una tanto superior, pero congelada, que una más baja que se incrementa conforme pasa el tiempo debido al perfil económico que tienes. ¿Será posible?

Tipos de interés

La razón por la que existen distintos tipos de interés es precisamente para atender a un mercado variado que posee distintas necesidades y características laborales y financieras. La idea es que cualquiera pueda encontrar el crédito con la tasa que mejor se adapte a su situación.

Tasa fija y pago congelado

En este modelo, la tasa de interés permanecerá constante durante toda la vida del créditoy  el pago de tus mensualidades será el mismo de principio a fin o sufrirá una disminución mínima con el paso de los años.

La gran ventaja de la tasa fija es que te permite planificar mucho mejor tus finanzas a largo plazo, ya que tienes previsto desde el día de contrato, cuánto estarás pagando por tu crédito hipotecario.

También significa que tendrás una deuda estable, ya que la tasa de interés no reaccionará con el alta o baja de los precios en el mercado, y en caso de que suceda lo contrario, tendrás la posibilidad de refinanciar tu crédito.

Tasa fija con incremento preestablecido

También conocida como tasa creciente, en este caso hablamos de un crédito con tasa fija en dos o más etapas. El crédito empieza con una tasa inicial baja que permanece durante los primeros años del crédito, esta sería la primera etapa. Posteriormente a partir de cierto año, especificado en el contrato, la tasa subirá paulatinamente hasta llegar a un tope preestablecido y permanecerá ahí hasta el final del crédito.

Este esquema esta diseñado para dar una mayor accesibilidad al crédito con mensualidades menores iniciales, incluso más bajas que los créditos de tasas fijas, y con la oportunidad de realizar pagos anticipados a capital para antes de la segunda etapa.

Tasa variable

La tasa de interés variable, como su nombre lo indica, se mantiene fluctuando constantemente y es que el cambio en la tasa depende de factores del mercado como la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE). Este índice refleja a grandes rasgos las condiciones del mercado de dinero en el país.

Un crédito con esta tasa generalmente te permite acceder a un monto mayor de préstamoy también puede iniciar con una tasa por debajo a los modelos de interés fijo, aunque debes tener en cuenta que las mensualidades podrán subir y bajar sin previsión alguna y con tendencia a la alza.

Dentro de los crédito con tasa variable encontramos aquellos productos basados en Unidades de Inversión (UDIS) o los de salarios mínimos.

En el primer caso, las UDIS se crearon originalmente para proteger a los bancos contra la crisis financiera en 1995. Éste índice se calcula diariamente y responde directamente a la inflación, por lo que lo más probable es que comiences con mensualidades bajas y termines con más altas.

Por otro lado, los créditos en salarios mínimos son como los productos ofrecidos por el Infonavit. En este caso, el crédito cambiará en función del valor actual del salario mínimo. Ya que el trabajador percibe un sueldo bajo este índice también, el cambio en el crédito y el sueldo será en la misma proporción.

Tasa decreciente

En realidad la tasa decreciente entra función bajo situaciones específicas y no es un comportamiento de la tasa propia del producto. Una tasa de interés a la baja son ciertas ofertas o programas especiales que las instituciones financieras aplican en ciertos créditos para clientes puntuales.

Generalmente sucede cuando el deudor realiza 12 pagos consecutivos a tiempo y es entonces cuando el banco premia su puntualidad con una tasa menor. Cabe mencionar que no todos los productos aplican esta clase de programas. Las recompensas de tasa decrecientes suelen ser ofertas que pueden activarse sólo durante los primeros años del crédito.

Ten en mente que la tasa de interés más baja no necesariamente implica que el pago mensual será el menor. Para asegurar que el crédito que adquieras sea el que más te conviene te recomendamos comparar y simular todas las alternativas que tengas a tu alcance antes de decidir.

En cualquier caso, es imprescindible que analices tu capacidad de pago y confirmes que estás en condiciones de cumplir con el crédito hipotecario que estás intentando obtener, ya sea en pesos, UDIs o salarios mínimos.