Si tienes un crédito hipotecario, tal vez te encontraste con que no adquiriste la mejor opción, ya sea porque no te asesoraste adecuadamente o porque entró al mercado un producto que ofrece mejores condiciones de crédito que el producto que ya tienes. Afortunadamente existe la manera de hacer un cambio de hipoteca, también conocido como pago de pasivos, en la que trasladas tu deuda original con la institución financiera a otra que te ofrezca mejores condiciones de crédito.

¿Cuándo conviene hacer un cambio de hipoteca?

Para contemplar la posibilidad de hacer una sustitución de hipoteca, primero debes asegurarte que el cambio efectivamente vale la pena y te significara un ahorro importante.

Normalmente aquellos créditos que fueron contratados por Unidades de Inversión (UDIs) o por salarios mínimos, son los que más convienen cambiarlos a pesos para que tengas certeza real de cuánto pagarás por tu crédito.

También conviene hacerlo si por ejemplo contrataste un crédito por encima del 15% de interés, ya que actualmente puedes encontrar productos por debajo incluso del 10%.

Incluso si no estás convencido con el trato y servicio que has recibido con la institución financiera, también es válido hacer un cambio de hipoteca. Pero sin perder de vista que el nuevo prodcuto y banco deben ofrecer una mejora en el monto de la mensualidad o en el plazo del financiamiento.

Una última situación a tomar en cuenta es el tiempo que llevas pagando tu actual crédito. Si ya te encuentras a la mitad del plazo aproximadamente, quizás ya no sea conveniente realizar el cambio ya que es durante los primeros años que se hace un pago mayor a intereses, y es en la segunda mitad cuando ya las mensualidades abonan un mayor porcentaje a tu deuda original.

Finalmente, no olvides que hacer un pago de pasivos implica un gasto extra, ya que se necesita hacer una cancelación de la vieja hipoteca y paga por la apertura de la nueva. Hablamos de que un cambio de hipoteca signifique alrededor de un 4% del monto a financiar. Por lo que es importante que verifiques que el gasto valdrá la pena.

¿Cómo tramito un cambio de hipoteca?

Antes que nada, es importante que no presentes retrasos en tus pagos con tu actual crédito ya que de lo contrario primero deberás regularizarte antes de poder tramitar el cambio de crédito.

Una vez que hayas comparado y determinado el prodcuto del banco que más te conviene, acude al él y verifica que seas candidato a recibir el crédito, es decir,  que cumplas con los requisitos que te piden.

Si tu solicitud con el nuevo banco resulta positiva, entonces debes pedir al banco de tu crédito actual, la carta de cancelación de hipoteca para que el notario realice las gestiones necesarias de cancelación y nueva apertura del crédito.

Pago de pasivos, como cualquier otro crédito

Al final un crédito de pago de pasivos está sujeto a las mismas condiciones que cualquier otro financiamiento. Son crédito que suelen estar desde 5 a 20 años, con financiamientos por hasta el 80% sobre el valor de la vivienda.

Recuerda que para que valga la pena un cambio de hipoteca, el nuevo prodcuto al que vas a cambiarte debe:

  • Ser en pesos.
  • Tener una tasa fija.
  • No tener un plazo superior que prolongue la vida de tu crédito.
  • Representar una mensualidad menor a la actual.
  • El ahorro con el nuevo crédito debe justificar los gastos del cambio.